Boletín

Ordena Gobierno del Estado la Ecovía

Se encuentra usted aquí

Comparte este contenido

Redacción de 
Señala el Secretario de Desarrollo Sustentable que requisa implementada por el Gobierno Ciudadano evita el colapso del sistema de transporte.
Más fácil y más claro

A poco más de un año de la requisa de Ecovía, el Gobierno del Estado mantiene control sobre el sistema de transporte y ha ordenado su funcionamiento.

Roberto Russildi, Secretario de Desarrollo Sustentable, manifestó que una vez más la Administración del Gobernador Jaime Rodríguez Calderón "arregló lo desarreglado".

El funcionario estatal dijo que ahora se cuenta con un medio de transporte óptimo que funciona con más unidades, redujo su déficit operativo y eliminó gastos innecesarios.

El ordenamiento administrativo ha permitido la incorporación de unidades que transportan a más pasajeros y en breve habrá 5 nuevos camiones de doble piso, con capacidad para 120 personas, que fueron adquiridos con recursos de la propia operación del sistema.

Adicionalmente, el Estado puso sobre la mesa la posibilidad de contratar un crédito puente que permitiría a los concesionarios adquirir más unidades.

Russildi señaló que desde que puso en marcha la requisa, en octubre del año pasado, el Estado ha invertido cerca de 25 millones de pesos en refacciones originales de los camiones, lo que deberá incluirse en la operación de Ecovía, para que el monto regrese al Gobierno.

Además, el déficit en los ingresos de Ecovía que era de 30 millones de pesos anuales antes de la requisa, hoy es de 10 millones de pesos.

"Hicimos todo lo que teníamos que hacer en prácticas de mantenimiento, en disminución de costos y gastos no necesarios", dijo el Secretario de Desarrollo Sustentable.

"La requisa es una medida de emergencia temporal, lo cual implica que la concesión nunca les fue retirada a los transportistas, simplemente tomamos el control porque ya no estaban pudiendo sostenerla, iba directa al colapso.

"Si no hubiéramos tomado esa medida en octubre del 2016, nos hubiéramos quedado sin el servicio de la Ecovía siendo que es la ruta de transporte de camiones más importante de toda la zona metropolitana".

Russildi apuntó que la intervención del Estado fue específicamente para permitir que el servicio pudiera mantenerse.

"Hoy la situación de emergencia, no la del servicio como lo debemos de prestar, la de emergencia ya terminó, los camiones recibieron mantenimiento, se importaron piezas originales y se transparentaron y disminuyeron los costos de mantenimiento", refirió.

Reiteró que la requisa será levantada una vez que los concesionarios cumplan con ciertas condicionantes.

Entre estas está contar con un gerente general aprobado por el Estado, que rinda cuentas a un Consejo integrado por transportistas, concesionarios de las estaciones y la propia autoridad.

La requisa de la Ecovía fue motivada por el incumplimiento de las condiciones de la concesión, que habían tenido como consecuencia una provisión deficiente del servicio a la población.

Específicamente, las condiciones incumplían con la capacidad de las unidades ya que en vez de transportar a 100 pasajeros, como estaba estipulado en la concesión, la capacidad real de las unidades era de 51 personas.

Además, las unidades estaban dañadas, les faltaban de arneses y cinturones de seguridad, los pisos estaban despegados, los empaques de las puertas sueltos y había ponchaduras constantes de llantas por mala calidad y poco mantenimiento

También eran frecuentes la interrupción del servicio por el daño de unidades; conflictos laborales resultado de abuso a los operadores por jornadas de trabajo excesivas sin compensación económica, y la inseguridad de usuarios por falta de mantenimiento de unidades y por fatiga de los operadores.

Luego de la requisa se cuenta con 10 por ciento más espacios disponibles y se han reducido las vueltas perdidas por unidades fuera de circulación, pasando de 2 mil a 500 actualmente.

Se aumentó la afluencia un 14 por ciento en comparación con el 2016 y se tiene un uso más eficiente de las unidades, al aumentar los pasajeros por autobús, de un promedio de mil 81 pasajeros diarios en 2016 a mil 292, en 2017.

Además se redujo el tiempo de espera en estaciones para los usuarios, ya que mientras que en Mitras se tenía un tiempo máximo de 14 minutos, hoy se ha reducido a 10 minutos, un 29 por ciento menos.