24 de Abril de 2014

Capital social y redes sociales

Capital social y redes sociales

¿Qué es una red social?

De las experiencias que se han recogido a nivel mundial, se desprende que para que una sociedad cambie para bien es necesaria una serie de elementos, entre los que destaca la participación de los ciudadanos en redes sociales.

El resultado más importante de estas redes es la confianza mutua que se desarrolla al mantener una relación estrecha, tanto personal como familiar y comunitaria, entre las áreas clave: la familia, la escuela, el barrio, las instituciones públicas que deben funcionar bajo normas de reciprocidad y responsabilidad, normas culturales de confianza y el compromiso ciudadano.

Estas relaciones crean “redes sociales densas” y de ellas se desprende lo que se conoce como “capital social”.

Capital social

El capital social se relaciona con promoción del cambio social en facetas como la salud, la educación o el desarrollo. Cada vez más las instituciones parecen apostar por esta línea para hacer frente a la pobreza y la precariedad.

En general, este concepto se puede entender como un recurso para las personas, especialmente cuando se vinculan los individuos a redes y esto les hace más accesible la información y el apoyo encaminado a mejorar sus condiciones de vida.

Se trata de redes que gestan lazos de confianza y obligaciones de reciprocidad entre individuos que comparten valores. La presencia de capital social y su acumulación se relaciona con un abanico amplio de beneficios y posibilidades para individuos y sociedades en aspectos como el logro educativo y ocupacional, la salud física y mental, la reducción de las tasas de delincuencia, el acceso al mercado o la movilidad y logro laboral, además de las relaciones familiares y afectivas.

Desde esta perspectiva, el capital social viene a convertirse en un bien público a promocionar, y la carencia del mismo puede implicar un freno al desarrollo social.

 

Contactos y servicios útiles: